Semana Santa en Jerusalén

 

SONY DSC

En estas fechas me acuerdo de la semana santa en España, unos días en los que disfruto de unas vacaciones y un grupo de personas vestidas de nazarenos se dedicaban a hacer procesiones y otros a asistir a ellas. Algunos, los más afortunados, se iban a su vez a la playa a pasar los días y se libraban así de ver sus calles llenas de esta piadosa algarabía.

SONY DSC

Banda de scouts con la bandera pertenece al patriarcado griego. Algunas de las combinaciones de ropa recuerdan bastante a los gaiteros escoceses, aunque sin falda.

Esto cambia radicalmente en Jerusalén. Es cierto que las calles están llenas, es cierto que hay procesiones por doquier, es cierto que la gente se va a la playa (pues este año coincide con la Pascua judía o pesaj, por lo que hay vacaciones); pero aunque todo esto sea cierto, la diferencia con el resto del mundo es considerable. Os voy a contar pues mi propia experiencia estos días:

IMAG0501

Banda de scouts de los melquitas.

El Domingo de Ramos la ciudad (por supuesto la ciudad vieja, no la ciudad nueva a extramuros) empieza su semana santa. Las calles se llenan de scouts árabes desfilando con sus gaitas y tambores, con una estética que recuerda mucho a la Gran Bretaña victoriana. El resto de cosas (procesiones con las palmas y ambiente general) no os la puedo contar de primera mano, ya que, aunque cogí mi cámara en cuanto empecé a escuchar gaitas, me fui en seguida a ver un sacrificio samaritano junto a la ciudad cisjordana de Nablús (del que hablaré próximamente). Los siguientes tres días los pasé trabajando en casa e intentando disfrutar de las vacaciones, cumpliendo este objetivo con creces.

Sin embargo, para mí empezó verdaderamente la semana santa el Jueves Santo. Ese día tuve la oportunidad de ir a una iglesia maronita. Esta iglesia tiene sus orígenes en el Líbano arameo de los siglos IV-V y una de sus más llamativas características es que, a diferencia de otras iglesias de la zona de similar antigüedad, esta nunca se separó del pontífice de Roma, por lo que hoy en día se considera una iglesia católica. Además, como toda iglesia que se quiera considerar iglesia de importancia, también tiene su sede aquí en la ciudad santa, aunque en un espacio mucho más reducido que otras de la ciudad. Aunque conserva partes de la liturgia en arameo (siríaco), la mayor parte de la celebración se hace en árabe. Durante la celebración, la estética recuerda mucho a la católica romana, aunque los cantos, y muchos pequeños gestos (como el besado de los pies en el ritual de lavado de pies del Jueves Santo o la acción de dar la paz que la dan unos niños uno por uno a todos los asistentes), muestran al visitante el privilegio de estar ante uno de los ritos más antiguos del mundo.

IMAG0487

Interior de la iglesia maronita. Foto hecha desde el móvil

IMAG0490

Ritual del lavado de pies. Foto hecha desde el móvil

IMAG0493   El Viernes Santo decidí ir a una iglesia católica melquita. Son una de las iglesias de rito bizantino que se unió (en parte) a Roma en el siglo XVIII. Su nombre deriva de la palabra semita referida a rey, pues fueron conocidos como “reales” por su unión a la sede imperial de Constantinopla, a diferencia de las vecinas iglesias monofisitas, en las polémicas eclasiásticas del siglo V en adelante. Con el paso del tiempo, su lengua, que en origen era griego, fue cambiando dependiendo del territorio en el que se encontrara, reservándose el propio griego para momentos determinados de la liturgia. Aquí en Jerusalén es el árabe el idioma principal en la celebración, aunque de vez en cuando se entendían frases en griego. A diferencia de la iglesia maronita, esta es más importante entre la población local árabe, que llenó el templo hasta los topes.

IMAG0502

Procesión funeraria en memoria de la muerte de Jesús. Foto hecha desde el móvil

El hecho de que conserve una tradición bizantina le hace receptora de una muy fuerte personalidad, con más cosas en común con las iglesias ortodoxas que con las católicas occidentales. En primer lugar el templo está lleno de imágenes de santos en las paredes, así como imágenes de la vida de Jesús, con títulos en griego y en árabe; también hay un iconostasis con iconos de santos, entre ellos el del omnipresente San Jorge, con el que muchos cristianos de la zona decoran las fachadas de sus casas (aunque detrás del iconostasis no se realizó ningún ritual, como si es normal entre los ortodoxos). Otro elemento muy típico son las numerosas procesiones de los miembros del clero alrededor de los fieles, sobre todo con un incensario, lo que dota a la celebración de una gran solemnidad. Al final de la ceremonia se realiza una procesión con una gran cruz de madera con una coroza de espinas, guiada por una banda musical de los scouts y por los cantos de los fieles, seguida por un pequeño palanquín / sarcófago que representa la muerte de Jesús y al que la gente llena de flores. Toda la ceremonia fue presidida por el propio arzobispo melquita.

IMAG0494

Interior de la iglesia melquita durante la homilía. Foto hecha desde el móvil.

Instantánea 1 (22-04-2014 21-36)2   La misa de vigilia es tradición en el mundo católico celebrarla la madrugada del sábado al domingo desde que el Papa Pío XII la restauró a mediados del siglo pasado. Sin embargo, durante siglos, se celebró la mañana del sábado antes de que fuera cambiado. En el Santo Sepulcro, debido al status quo imperante y que hace imposible cualquier alteración de los acuerdos, no se ha cambiado esta ancestral costumbre. Por tanto, esta misa, que oficia el Patriarca Latino, es única en el mundo, y no solo por su horario, sino por celebrarse en el propio lugar que conmemora la resurrección de Jesús. Todas estas características deberían motivar un lleno absoluto de la iglesia por fieles católicos, pero en la realidad esto no es así; de hecho, la iglesia de mi barrio está más llena un domingo… Pero dejadme que os explique.

Instantánea 1 (22-04-2014 21-02)

Patriarca Latino. Foto hecha desde el móvil.

La misa empezaba a las 06:30 de la mañana, pero como no quería perderme tal acontecimiento (y pensando en las multitudes), decidí salir de casa antes de las 05:00. Sin embargo no fui el único que pensó en las multitudes, pues la policía israelí decidió establecer controles por toda la ciudad vieja, ya que los ortodoxos (cuya misa celebraban a las 11:00) querían ir cogiendo sitio seis horas antes (¡!). Al final, de la mano de algún franciscano que pasaba por ahí, conseguimos algunos pasar el control, aunque al final casi no dejan pasar ni a los oficiantes. Al final conseguí un buen sitio y pude seguir los oficios de cerca, aunque rodeado de escasa gente, debido a una combinación de horario, controles policiales y sobre todo a que cierran las puertas para que no entre la gente. Por lo que la misa, a la que una gran multitud de peregrinos católicos que abarrotan la ciudad querrían asistir, se quedó casi vacía de fieles. En fin, Jerusalén… La misa, que se hizo en latín, tiene como gran acto la ceremonia del fuego, en la que desde un cirio bendecido se van encendiendo las velas que cada uno de los asistentes hemos recibido previamente, ceremonia que es también tradicional en el mundo cristiano en general, sobre todo entre los ordodoxos.

IMAG0505

Interior de la iglesia del Santo Sepulcro. La estructura de la derecha conmemora el lugar de la resurrección de Jesús. Foto hecha desde el móvil.

SONY DSC   Por tanto, tras salir de la misa (mucho más fácil que la entrada), pensé que ya se habría acabado la Semana Santa para mí, así que decidí descansar el resto del día. Sin embargo, ya casi al final de la jornada, me convencieron para ver un desfile en el monasterio etíope del techo del Santo Sepulcro, ya que en un principio solo sería una hora (las celebraciones ortodoxas tienden a extenderse y pueden durar horas). Una vez llegado al sitio (pues en los controles la policía facilitaba más el acceso a los blancos que a los propios etíopes), vimos un gran número de etíopes con pañuelos blancos alrededor de la pequeña cúpula central del monasterio. Es curioso, pero uno tiende a pensar que los etíopes son negros de un color muy oscuro, sin embargo, de manera general, son de un color marrón más claro y con las facciones muy marcadas, lo que los hace bastante atractivos, especialmente aquella noche con el contraste entre el color de su piel y los pañuelos blancos, que daba al lugar un curioso misticismo. Cuando nos cansamos de dar empujones para movernos, intentamos salir por la iglesia; pero en un momento en el que se me ocurrió mirar a la izquierda, vi el sinnúmero de velas que de repente brillaban en la oscuridad, pues sin quererlo estábamos de lleno en la ceremonia del fuego. Las luces, la oscuridad, los cánticos, la alegría presente y mucho más hicieron que, por inesperado, aquel momento resultara uno de los más especiales que haya vivido aquí.

SONY DSC

Ceremonia del fuego sagrado en el monasterio etíope.

Todo esto hizo que pasara una Semana Santa digna de recordar y que espero repetir y mejorar el año que viene. Ahora echaré de menos ver la ciudad llena de rusos, controles de la policía por doquier (aunque pesados, los controles ayudaron mucho a que fluyeran con facilidad los ríos de gente por las pequeñas calles de la ciudad vieja), los desfiles de scouts y sobre todo la sensación de pequeñez que solo se siente cuando descubres y disfrutas de nuevas culturas.

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

 

 

SONY DSC

¡Felices pascuas!

Anuncios
Categorías: Posts | Etiquetas: , , , , , , | 4 comentarios

Mar de Tiberíades: Gamla y Susita

 

Esta vez ha sido la ocasión en la que nos hemos acercado con las excursiones del máster al mar de Tiberíades (o también llamado mar de Galilea), adentrándonos en los Altos del Golán, un territorio que se adjudican a la vez tanto Israel como Siria, pero que de facto pertenece al primero. Esta es una región montañosa y en la que hay una mayor pluviosidad que en el resto del país, lo que hace de esta tierra un lugar fértil y muy apto para el cultivo y, a pesar de que las lluvias este año han brillado por su ausencia, el verde es actualmente el color dominante en la zona.

 

Gamla

La primera parada fue en la reserva natural de Gamla en donde se encuentran los restos de esta antigua ciudad.

SONY DSC

Vista de Gamla. Desde lejos parece que la montaña tiene forma de joroba de camello. La ciudad estaba situada en la ladera izquierda.

SONY DSC

Reconstrucción de una de las máquinas de guerra que los romanos usaron para conquistar la ciudad

 

Fue fundada por los griegos allá por el s III a.C. en el curso de la guerra con los judíos y anexionada por estos últimos en el s. I a.C. Durante la gran revuelta judía contra Roma, la ciudad se rebeló contra el gobierno romano y, a pesar de encontrarse en un lugar fácilmente defendible, cayó en manos del que sería el futuro emperador Vespasiano (aunque no sin dificultad), manteniendo ambos bandos una encarnizada lucha por cada centímetro cuadrado de la población. Tras la conquista parece que fue abandonada, permaneciendo oculta hasta su redescubrimiento en 1889.

Debido a que se encuentra en una zona volcánica (al igual que ocurre con Susita), sus construcciones están hechas de piedra basáltica, la cual da un espectacular color negro a todas las estructuras (las que quedan). El nombre de la ciudad proviene de la palabra “camello” en hebreo/arameo y puede tener relación con la forma de joroba de camello que tiene la montaña en la que se asentaba.

 

SONY DSC

Desde Gamla, al fondo, se podía intuir el mar de Tiberíades

 

Poco queda de la antigua población. Aún se pueden ver las brechas que los romanos hicieron en las murallas con sus máquinas de asedio, así como también una de las sinagogas más antiguas del mundo, construida entre el siglo I a.C. y I d.C. y que parece ser que sirvió de refugio a los asediados durante la guerra contra Roma.

 

SONY DSC

Esta es una de las sinagogas más antiguas que se conservan y que sirvió de refugio durante el asedio romano

 

Sin embargo, un par de kilómetros más arriba, el lugar volvió a ser poblado. Esta vez los restos que se conservan son bizantinos, quienes usaron el mismo material de construcción y dejaron, entre otras cosas, una gran iglesia y varios edificios adyacentes.

 

SONY DSC

Una de las entradas a la iglesia bizantina

SONY DSC

Nave principal de la iglesia bizantina, con dos grandes arcos a los lados. El altar estaría más o menos desde donde está hecha la foto.

SONY DSC

“Que el dios de san Gregorio te salve / y tenga piedad de los que tienen fe / en él, amén”

 

Actualmente, Gamla es también una reserva natural en la que viven diversas especies de buitres, los cuales estuvieron acompañando nuestra visita, presumiendo ante nosotros de su gran tamaño (o quizás olieron a muerto…).

 

SONY DSC

Algunos de los buitres de la reserva natural de Gamla

 

Susita

También fundada por colonos griegos y también con nombre de animal (Ἀντιοχεία τοῦ Ἵππου en griego, y en arameo /susita/, aunque el por qué de este nombre no está tan claro) y situada junto al mar de Tiberíades, encima de una escarpada colina.

 

SONY DSC

El mar de Tiberíades al fondo y en el centro la colina en la que están situados los restos de Susita

SONY DSC

Vista de uno de los accesos de Susita

 

SONY DSC A diferencia de Gamla, Susita no participó en el lado judío en la gran revuelta (quizás aún la ciudad era de mayoría griega y poco amiga de las costumbres judías), por lo que, al no pertenecer al bando perdedor, consiguió disfrutar de una buena situación económica, sobre todo a partir del s. II d.C. Más tarde, con la cristianización de la zona en el s. IV, empezaron a llegar peregrinos a toda Palestina que se asentaron también en esta región, lo que trajo la construcción de iglesias (cuyos restos permanecen aún visibles) e incluso el nombramiento de un obispo. La ciudad fue finalmente abandonada tras un terremoto en el s. VIII, un diglo después de la llegada de los omeyas.

SONY DSC

Cardo de Susita

 

El esplendor de la ciudad es patente a simple vista: los imponentes restos de las iglesias, una de ellas con descomunales columnas de granito rojo y mármol, combinan con sus anchas avenidas de negra piedra basáltica y su amplia plaza pública, todo ello en un espacio bastante estrecho encima de la colina. Además, gracias a estar en un lugar apartado con escasos turistas (ya que aún está siendo excavado y en teoría no está preparado para las visitas), muestra un rostro salvaje casi virginal y esa tranquilidad que solo se puede sentir cuando no hay turistas rusos cerca.

 

SONY DSC

Catedral de Susita, llamada así por su inmenso tamaño y la calidad de sus columnas

SONY DSC

Restos del teatro de la ciudad

SONY DSC

Algunos de los mosaicos que quedan poseen un gran colorido. En este incluso hay una cruz, símbolo que poco después se prohibiría representar en el suelo (para no pisarlo).

 

Finalmente abandonamos este paisaje idílico junto al mar de Tiberíades (y rodeado por un campo de minas) fatigados por el largo viaje, pero con la sensación de estar en un primaveral campo español. Ay mi España…

 

SONY DSC

Típica vaca que te pide que le hagas una foto…

SONY DSC

A pesar de los muchos carteles como este que nos encontramos, no llegamos a ver ningún minero.

SONY DSC

Después de ver esta imagen quién diría que este año ha llovido poco…

Categorías: Posts | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Nabi Musa y monasterio de Mar Saba

En esta ocasión os narraré un viaje inconcluso, por lo que espero en un futuro no muy lejano acabarlo y contároslo.

SONY DSC

El calor, los vapores de la sal del Mar Muerto y la ausencia de contaminación hacen que las nubes adquieran en ocasiones formas caprichosas

SONY DSC

Nabi Musa. El edificio de la izquierda, la mezquita, acoge el féretro de Moisés. Ese día lo compartimos con turistas indonesios.

Salimos en coche por la mañana temprano en dirección al desierto de Judea. Ir en coche supone hacer una ruta cuyo origen y final sean el mismo punto si la persona que conduce participa en la marcha, como así fue. Parece obvio, pero cuando te pones a pensar que el camino que estás haciendo vas a tener que rehacerlo luego, el mundo se te empieza a venir encima.

Así que siendo conscientes de ello, empezamos visitando el pequeño santuario de Nabi Musa. En este lugar está enterrado, según los musulmanes, Moisés (Nabi Musa = profeta Moisés). Se trata de una mezquita que acoge su féretro (construida en tiempos del sultán mameluco Baibars en 1269), rodeada por aposentos para peregrinos y sus bagajes, debido a que una vez al año se realiza una procesión desde Jerusalén que atrae a bastantes fieles.

SONY DSC

Beduinos pastoreando por el desierto. ¿Pero de qué se alimentan sus animales? ¡Si no hay nada!

Continuamos nuestro camino por el desierto, aunque andando sobre una carretera. El terreno actualmente aloja una base militar israelí, por lo que durante todo el camino nos encontramos proyectiles de fusil, zanjas y huellas de tanques, así que al menos nos podíamos sentir seguros. Aparte nos hacían compañía de vez en cuando pastores beduinos con sus animales, y si nos quedábamos callados en ocasiones sonaba alguien cantando o alguna tocando la flauta, por lo que solos solos tampoco estábamos en el desierto… También nos encontramos por el camino una pequeña colina que en el mapa venía señalada como un poblado de la Edad del Bronce. Cuando pasamos junto a él dijimos “venga, a la vuelta si eso…”, pero al final no quedamos sin visitarlo. Una semana después me enteré de que además era una fortaleza construida por Herodes junto a Masada y otras más para defender Judea de las invasiones de los nabateos, pero lo que más sorprendía era ver un resto arqueológico al que se puede acceder sin control alguno, en medio de desierto.

SONY DSC

Colina en la que hay restos de un poblado de la edad del bronce y restos de una fortaleza de Herodes (depende de la versión que escuches, la otro día lo comprobaré y os lo diré)

SONY DSC

Uno de los innumerables ríos inundables que ahora carece de agua. Aun así, como podéis ver, en el lecho se puede encontrar restos de vegetación.

Unos pocos metros más adelante abandonamos el camino de asfalto y nos metimos en uno de arena para subir por las montañas, atravesando cauces de torrentes que se llenan de agua con poco que llueva. Es increíble ver algo de verde en estas zonas a pesar de la poca agua que cae, es como si la tierra quisiera agarrarse a los pocos centímetros cúbicos de vida que pueda caer del cielo.

SONY DSC

Grutas pertenecientes al monasterio en las que los monjes realizan sus retiros. Desde que se permitió el cristianismo en el imperio romano en el siglo IV, muchos religiosos optaban por vivir en cuevascomo estas, retirados de las poblaciones.

Y finalmente, tras unas subidas agotadoras, llegamos frente al monasterio de Mar Saba. Este edificio está situado en una garganta en el valle del Cedrón, uno de tantos valles que lleva agua solo en determinada época del año y que nace en la propia Jerusalén. A pesar de que parece que se va a despeñar, es uno de los monasterios más antiguos del mundo y ahí sigue. Data nada menos que del s. V d.C. y fue fundado por San Sabas, un sacerdote que buscaba el retiro espiritual por estas tierras, pero con tan mala suerte que se corrió su fama y, debido al gran número de fans con los que contaba, acabó fundando el monasterio. Este personaje no fue el único de importancia que pisó el monasterio, también se instaló en él San Juan Damasceno, uno de los llamados Padres de la Iglesia y que defendió la veneración de los iconos que vemos hoy en día en las iglesias ortodoxas contra los iconoclastas, que rechazaban tal uso de los mismos. Así pues, con esta historia a sus espaldas, el monasterio sigue manteniéndose casi intacto con el paso de los siglos, con la sensación de que un día u otro se va a tirar por el precipicio.

SONY DSC

Monasterio de Mar Saba, colgado del valle del Cedrón. Es uno de los pocos valles que arrastra agua ahora mismo.

Tras esto, volvimos por el mismo camino, haciéndose de noche mientras tanto, aunque el desierto quiso regalarnos algunas bellas imágenes antes de irnos a casa y descansar por fin de un día agotador.

SONY DSC

Atardecer en el desierto de Judea

SONY DSC

El final del día marca también el final de un viaje, sobre todo porque de noche no se ve un pijo…

Categorías: Posts | Etiquetas: , , , , , , | 3 comentarios

Belén

SONY DSC

Ambiente en los alrededores de la iglesia de la Natividad el 25 de diciembre

Al fin he conseguido sacar un poco de tiempo para escribir, aunque eso durará demasiado, así que aprovecho para hablaros un poco de Belén.

Situada a 8 km de Jerusalén, Belén es una de las principales poblaciones Palestinas de Cisjordania, junto al muro de hormigón construido por Israel y regido por una alcaldesa, y a pesar de lo que un amigo me dijo una vez, a los habitantes de Belén no se les conoce como “figuritas”. Es una ciudad ligada a la religión, tanto judía (por estar la tumba de Raquel, la mujer de Jacob, en sus inmediaciones, aunque en el lado israelí del muro) como sobre todo cristiana. Actualmente vive del sinfín de peregrinos que acuden a ella durante todo el año, sobre todo en navidad (que más o menos va desde el 24, cuando empieza la navidad católica, y acaba alrededor del 19 de enero con la navidad armenia), ya que es en Belén donde se encuentra el lugar en el que según la tradición nació Jesús (por si alguien no se quedó con el dato). Este acontecimiento no solo es importante en una época determinada del año, sino que el ritmo vital de la ciudad está ligado a la navidad, lo que es a la vez una ventaja y un inconveniente.

SONY DSC

Estrella de plata con inscripción en latín que rodea a la piedra que indica el lugar en el que según la tradición nació Jesús

Ventaja porque el turismo a finales de año llega en masa a Belén, llenándose así las tiendas de recuerdos con los visitantes que se acercan a la iglesia de la Natividad (sobre todo rusos, yo no he visto gente que compre más recuerdos que los rusos), a la caza de cualquier objeto que sirva de prueba irrefutable ante los demás de que se ha estado en Belén, por lo que se puede encontrar uno de todo en las tiendas. Además, tener esta tradición cristiana le hace a Belén caerle bien a los países cristianos y por tanto ser receptora de grandes ayudas económicas para la reconstrucción de la ciudad, por lo que un peregrino puede ir por calles asfaltadas y bonitas (al menos el recorrido desde su autocar hasta la iglesia de la Natividad) sin que tenga que quejarse de ello cuando llegue a su país. Así que son múltiples los beneficios que trae el cristianismo a esta ciudad (lo cual es curioso teniendo en cuenta que desde el 2005 la población musulmana ha superado a la cristiana).

SONY DSC

Monja de la orden de las Adoratrices Perpetuas del Santísimo Sacramento, cuyos miembros se encargan de mantener siempre a alguien adorando durante las 24 horas del día

SONY DSC

Una de las muchas pinturas que se puede encontrar sobre el conflicto israelo-palestino en el muro de hormigón

Sin embargo, hasta donde yo sé, la gente no vive de sus calles asfaltadas, por lo que cuando la navidad acaba, la vida sigue, y a pesar de que llegan peregrinos durante todo el año, no es suficiente para la ciudad, lo que obliga a sus habitantes a pasar al otro lado del muro para ir a trabajar. Apenas posee industria (aunque existen tiendas en las que se trabaja con madera de olivo), por lo que es una ciudad que recuerda a las películas del spaguetti western, con edificios que por detrás en realidad solo son una carcasa vacía.

SONY DSC

Gracias al Gobierno belga, Belén cuenta con una escalera nueva

SONY DSC

Calle restaurada por la AECID. Es decir, que ahora tienen una calle más bonita que antes

Por si fuera poco, el escaso campo que tiene Belén y sus circunscripciones está siendo arrebatado por la construcción masiva (por parte de los propios palestinos), por los asentamientos judíos y por el muro de hormigón israelí que separa a Jerusalén de Belén. Sin embargo, en uno de sus tramos previstos se planeaba dividir unas tierras pertenecientes al Patriarcado Católico, separando entre otras cosas un monasterio de monjas de uno de monjes, así como los campos de cultivo (a lo que las autoridades israelíes respondieron que dejarían pasar a los trabajadores para trabajar en los olivos y luego llevarse sus frutos a casa), por lo que, debido a las denuncias de la iglesia católica, actualmente el caso está en el Tribunal Supremo israelí y se resolverá en los próximos días, aunque parece ser que con pocas esperanzas de que prospere.

SONY DSC

Campo de olivos que sería atravesado por el muro de hormigón israelí. Las edificaciones de la derecha pertenecen a algunos de los asentamientos judíos de la zona

   Por tanto esta es la impresión que me he llevado de Belén, una ciudad que es un símbolo por su pasado, pero que dentro de su fachada parece una localidad que no sabe subsistir. Espero que el tiempo no me de la razón…

Categorías: Posts | Deja un comentario

Hebrón

La semana pasada, por una de esas casualidades que trae el día a día, acabé visitando la ciudad de Hebrón (por desgracia no toda, solo la parte árabe) y debido a la grata sorpresa que me llevé, os voy a hablar un poco de ella.

SONY DSC

 

SONY DSC

Está situada a unos kilómetros al sur de Jerusalén y fue fundada allá por el 1730 a.C. según el Antiguo Testamento. Es considerada sagrada por encontrarse en esta ciudad las tumbas de los patriarcas hebreos Abraham, Isaac y Jacob, con sus respectivas esposas (excepto Raquel), que actualmente (cómo no) es la gran fuente de sus problemas, ya que en el centro de la ciudad hay un asentamiento colono judío, lo que ha ocasionado disturbios y asesinatos por ambos lados.

Imagen

Aparte pues de su historia pasada, Hebrón es una de principales ciudades de Cisjordania gracias a su industria artesanal, entre las que destaca la del vidrio y la cerámica, además de albergar unos de los últimos centros de producción de la zona de la kufiya o palestina (el famoso pañuelo que llevaba Arafat) y que compite con la todopoderosa producción china. Es decir, es una ciudad auténtica que no tiene la artificialidad de una ciudad turística, lo cual viene incluso reflejado en su escaso desempleo (al menos en comparación con otras poblaciones palestinas) y sobre todo en que no hay comerciantes dando por saco constantemente.

Imagen

Es un espectáculo ver la producción del vidrio soplado, que moldean como si de plastilina se tratara y al que dan forma con espectaculares movimientos. Tal es su afán en el trabajo que incluso algunos llevan ropas elegantes para ejercerlo, dándole una solemnidad casi caballerosa y otorgando a este trabajo artesanal el título de arte. Estos productos en ocasiones se exportan a ferias de artesanía internacionales, como en Alemania, por lo que muy mal no debe ser lo que hacen…

Imagen

Asimismo, tuve la oportunidad de ver como pintan la cerámica, que también me fascinó, sobre todo por la cantidad de personas de todas las edades que había en los talleres, lo cual es un indicio de que la artesanía de Hebrón es rentable y de que se puede vivir de algo más que del turismo en Palestina. Estos hombres pintan la cerámica sobre una pátina blanca, que sirve como color base, para luego volver a meter el objeto en el horno para una última cocción: esto es lo que aporta la textura suave a la cerámica y que hace que no se pueda rayar.

SONY DSC

SONY DSC

Por último, al volver en coche a casa, me encontré a un simpático vendedor de café y zumo, vestido con sus mejores ropas, venido como de otro siglo y que recuerda que en realidad la vida en Cisjordania, tanto sus conflictos como su manera de vivir, lleva siendo la misma desde hace milenios.

Imagen

Categorías: Posts | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Año nuevo, tierra nueva

Imagen

La Cúpula de la Roca el 1 de enero del 2014

Es típico empezar el año que entra con tradiciones que en España difieren unas de otras, como adelantar el pie derecho, llevar algo rojo, algo dorado, brindar con champán, el concierto de año nuevo de Viena, los saltos de esquí, etc… Pero hay cosas que llegan al ámbito de lo sagrado: tomar doce uvas con las campanadas y que el día 1 de enero no sea laborable.

Hasta ahí normal, incluso parece algo sencillo y fácil de cumplir… al menos en España. Cuando estás viviendo en Jerusalén te das cuenta de que ya no salen las señoras a vender en la calle uvas el día de mercado como hace unos meses, así como de que en los supermercados ya no hay uvas, ¿y a qué se debe este secuestro de las existencias de tan preciado manjar? Pues la respuesta es más sencilla de lo que parece: ¡no es temporada de uvas!

Efectivamente, en la costa mediterránea, la temporada idónea para la recogida de la uva va desde finales de verano hasta principios de otoño, es decir, una costumbre implementada en España con un fruto que no es de temporada. Este hábito por tanto es factible en un país en el que las viñas son un cultivo significativo y muy extendido, pero no en Israel o en Palestina, un territorio con una superficie menor que la de Galicia, en donde la uva no es una fruta destacada (a pesar de que podemos encontrar multitud de frutas de esta tierra en los mercados españoles). Es decir, que es algo difícil de encontrar a finales de diciembre.

IMAG0422

El bien más preciado un 31 de diciembre

Viendo este panorama y caído en la tristeza y la desesperación, pienso en alternativas: doce dátiles (en cuyo caso el hueso es casi más grande que la uva), doce aceitunas deshuesadas, o, incluso, doce uvas pasas (que podrían dar el pego). Así que el 31 por la mañana “salí a por uvas” por Jerusalén; y finalmente, tras recorrer los supermercados y mercados de media ciudad, encontré en el mercado judío de Mahane Yehuda cajas con uvas, a unos 4 euros el kilo (a precio de oro).

Por tanto conseguí tomar las uvas a la una de la madrugada (00:00 hora española) en casa de unos amigos españoles viendo a Igartiburu y los programas cutres de año nuevo: el típico plan que siempre he denostado cuando estaba en España pero que veo aquí con cariño. Aunque cuando salió Bertín Osborne dije basta.

Por otro lado, en Jerusalén el año nuevo se afronta como un día más. Para los judíos es el año nuevo del calendario civil, no de su calendario religioso, por lo que las noches son por lo general tranquilas. La cosa cambia un poco en la parte árabe, desde donde salen fuegos artificiales a las 00:00 hora local, aunque tampoco son gran cosa. Y lo peor de todo: el día 1 de enero no es fiesta…

Aunque la normalidad del nuevo año se rompe con la llegada de España de una caja con un nutrido surtido de jamón, salmón ahumado, turrón, callos, el típico calendario de la ferreteria… Ay, ¡qué buena manera de empezar el 2014!

Surtido

20 días esperando esto desde España, ¡20 días! ahora es toooodo para mí…

¡¡Feliz año a todos!!

Categorías: Posts | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Nahal Darga

La entrada esta vez es más aventurera que arqueológica, una excursión que realicé el pasado día 22 por el Nahal Darga, en Cisjordania, con un par de profesores de mi máster quienes, como yo, pasan las navidades aquí en Jerusalén.

Imagen

Nahal Darga es una palabra hebrea que viene a decir algo así como “río escalón”. Es, al igual que un wadi, un valle inundable en periodo de lluvias, pero que, como hace algo de tiempo que no llueve, nos esperábamos encontrar seco. Por si acaso me eché un bañador a la mochila, sin embargo esto demostró no ser suficiente, ya que en mitad de trayecto tuvimos que volvernos: la próxima vez me llevaré una barca hinchable.

Imagen

El paisaje estaba plagado de caprichosas formas rocosas creadas por las inundaciones y las riadas, que han horadado el suelo y han traído nuevos sedimentos desde hace miles de años, creando poco a poco el paisaje que podéis ver en estas fotos.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Categorías: Posts | Etiquetas: , | 2 comentarios

Iglesia del Santo Sepulcro

En este post os hablaré de la iglesia del Santo Sepulcro, aunque en los próximos números espero poder contaros más sobre las diferentes celebraciones que se llevan a cabo aquí, así como una pequeña historia de cada una de las confesiones.

SONY DSC

Celebración armenia en la capilla de Santa Helena

En el mundo, y sobre todo en la costa mediterránea, existen multitud de iglesias con una historia de santidad a sus espaldas, ya sea por albergar reliquias, porque un santo pasó por ahí, o porque se encuentra en un lugar mencionado en el Nuevo Testamento. Sin embargo esta iglesia está por encima de esas cosas: es la iglesia en la que según la tradición Jesús fue encarcelado, torturado y donde murió y resucitó. A pesar de esto, lo más fascinante del lugar no es solo su santidad, sino también la historia humana que posee, de la que esbozaré un pequeño resumen.

IMAG0409

Plano de la iglesia: en negro, basílica de Constantino; en azul, restauración de Constantino IX; en rojo, restauración de los cruzados

Imagen

Santa Helena, madre del emperador Constantino I el Grande. Pintura de Cima da Conegliano

En el siglo IV, durante el reinado del emperador romano Constantino el Grande, la madre del propio emperador, Santa Helena, peregrinó hasta Tierra Santa y encontró, de manera casi milagrosa, la cruz en la que Jesús fue crucificado. Sobre el emplazamiento (donde había anteriormente un templo dedicado a Venus), en el año 326, el emperador mando erigir una basílica. Tras una invasión de los persas, fue destruida en el año 614 y reconstruida en el 630 por el emperador bizantino Heraclio. Poco después, Palestina fue conquistada por los árabes, que toleraron el culto en el interior del edificio, aunque construyeron una mezquita junto a la iglesia (la actual mezquita de Omar). Por lo general, la actitud árabe fue de respeto hacia la santidad del edificio, a pesar de las múltiples conquistas que sufría la ciudad (entre turcos y egipcios); sin embargo la excepción fue la destrucción realizada en 1009 por el excéntrico califa egipcio Al-Hakim, que, según la tradición, se creía a sí mismo un enviado de Dios (de hecho, actualmente los drusos creen que no murió, sino que se fue y que volverá un día de estos). Este hecho conmocionó tanto a cristianos como a musulmanes, de tal manera que el hijo del anteriormente citado califa permitió la reconstrucción de parte de la iglesia por parte del emperador cristiano de Bizancio Constantino IX, aunque la reconstrucción final fue terminada por los cruzados poco tiempo después con su conquista de Jerusalén. A grandes rasgos esta es la iglesia que queda hoy en día en pie, una mezcla de arquitectura romana, bizantina, románica, gótica y estilos modernos según se iban reconstruyendo partes que se caían.

SONY DSC

Bóveda central

La iglesia por tanto, si estuviera vacía de adornos y de decoración, parecería un engendro de edificio, sin lógica alguna, y con todas las partes del mismo diferentes las unas de las otras, como si en una casa tuviéramos unas paredes con gotelé, otras alicatadas y otras con hormigón,  etc… Pero sin embargo estas piezas encajan y forman la mejor descripción gráfica que nadie puede hacer de la historia del Santo Sepulcro, la historia de muchas confesiones cristianas diferentes que luchan (muchas veces literalmente) por dejar su huella en este sagrado edificio.

SONY DSC

Monasterio etíope sobre el tejado del Santo Sepulcro

Actualmente, bajo el techo de la iglesia conviven la iglesia católica romana, la ortodoxa griega, la ortodoxa copta, la iglesia ortodoxa siria y la apostólica armenia; además en el tejado tiene su pequeño convento la iglesia ortodoxa etíope. La mayor parte del interior del edificio está en posesión de los ortodoxos griegos, sin embargo eso no es un impedimento para las demás, que se agarran a cualquier esquina o habitáculo para celebrar sus ritos. Aunque pueda parecer una manera caótica de organización, en realidad todas las delimitaciones de las responsabilidades de cada confesión están acordadas en un estricto statu quo, por el que se dispone qué parte corresponde a cada uno. Una silla mal puesta, un monje que está donde no debe estar durante una celebración o cualquier cosa que pudiera en nuestras casas significar la bronca de nuestros padres cuando éramos pequeños, aquí se puede convertir en multitudinarias peleas con heridos (http://www.youtube.com/watch?v=g18L13cmEWk). Saladino, consciente en su tiempo de las disputas que se producían en la iglesia, encargó la custodia de las llaves al clan musulmán de los Nusaybah, que a día de hoy siguen cerrando la iglesia por las noches.

 

SONY DSC

Entrada principal de la Iglesia del Santo Sepulcro

Categorías: Posts | Etiquetas: , , , , , | 4 comentarios

Wadi Qelt y Jericó

¡Buenas a todos! Hoy os contaré un viaje que hice allá por el 3 de noviembre de este año con algunos compañeros de clase y un profesor a la localidad de Jericó (Cisjordania), por el Wadi Qelt, personalmente una de las mejores rutas de senderismo que he hecho en mi vida.

Imagen

Empezamos a andar cerca del asentamiento judío de Alon, desde donde descendimos al valle. Ahora es época de lluvias, pero cuando fuimos el único resquicio de agua que había era el que llevaba un canal; sin embargo esto era suficiente para que crecieran árboles y para el asentamiento de beduinos. Otrora un pueblo nómada, hoy viven generalmente en Israel y Pelestina en asentamientos permanentes (en mejores o peores condiciones), concretamente estos del Wadi se dedican al pastoreo de cabras (o algunos incluso al escaso turismo de la zona) y actualmente habitan en casas de pladur o en alguna de las abundantes cuevas del valle.

Imagen

Pero no son los únicos habitantes del Wadi Qelt, pues allí también habitan, desde hace más de mil años, los monjes ortodoxos griegos del monasterio de San Jorge de Koziba, donde cuenta la tradición que los cuervos dieron de comer al profeta Elías. Este es un sitio no muy grande para ser un monasterio, incrustado en la pared de la montaña, un lugar casi de ensueño tras andar unas dos horas junto al desierto, y más cuando nos encontramos al entrar con una tetera preparada para los visitantes y una fuente con agua. Sin embargo lo más sorprendente estaba por llegar: en un descuido, nuestro profesor de griego se sentó junto a uno de los monjes del monasterio y comenzó a hablar con él en griego antiguo. Fue emocionante ver cómo aquel le entendía y respondía en el mismo estrato de lengua (no en griego moderno), afirmando también que nuestro profesor “habla una lengua pura”. Para que luego digan que el griego es una lengua muerta…

Imagen

Tras visitar algunos lugares del monasterio considerados como santos (como la gruta donde se dice que Elías se alojó), partimos de allí para proseguir nuestro camino. El paisaje a partir de aquí era ya diferente: no había más árboles y el terreno era aún más escarpado. Esto último favorece la construcción de cuevas que no solo usan los beduinos, también son habitadas de vez en cuando por los monjes para llevar a cabo su retiro en soledad cuando ellos lo creen conveniente; aun así, pocos rastros de vida humana se encuentran por los alrededores. A pesar de todo, conseguimos divisar a lo lejos la mancha verde que rodea a Jericó y que tanto contrasta con el paisaje que hemos dejado atrás.

Imagen

Jericó es una de las poblaciones más antiguas de la humanidad (con más de 10.000 años de antigüedad) y que ha sido prácticamente siempre habitada. El verdor y frondosidad ha hecho que Jericó sea conocido desde hace siglos como un lugar de veraneo, lo que explica por ejemplo el palacio que el rey Herodes el Grande se construyó a las afueras para su divertimento. Esto es por tanto lo primero que nos encontramos al salir del Wadi Qelt, aunque dista mucho hoy en día de su antiguo esplendor y actualmente ha caído en el abandono.

Imagen

Tras cruzar unos muros de un antiguo puesto de seguridad (sin necesidad de dar varias vueltas a su alrededor tocando trompetas), entramos en la moderna Jericó. Esta es una ciudad recuerdan a los pueblos de costa españoles: casas bajas, aceras anchas, vida en las calles… Pero el turismo religioso tiene su presencia también aquí: por una parte no dista mucho de donde se dice que Jesús fue bautizado (en el río Jordán, a pocos kilómetros), y por otra se conserva un sicomoro en el que cuenta la tradición que Zaqueo se subió para poder ver a Jesús cuando pasaba por ahí con sus discípulos. De dicho árbol solo se conserva actualmente el tronco, pero muchos sicomoros de la zona presumen de ser los descendientes de este árbol milenario.

Imagen

Finalmente, tras esta aventura, cogimos dos furgonetas para volver a Jerusalén con la ilusión de haber aprovechado bien el domingo.

Categorías: Posts | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Hanukkah

Estos días en Israel, y en el mundo judío en general, hemos vivido la fiesta de Hanukkah, así que como es la primera fiesta no cristiana que vivo lejos de casa, voy a explicaros un poco sus orígenes y su desarrollo.

   El historiador judío Flavio Josefo (37-101 d.C.) cuenta que su origen estuvo en el siglo II a.C. con la revuelta de los Macabeos. En esta época, los griegos seléucidas, bajo el mando de Antíoco IV Epifanes, gobernaban Mesopotamia, Siria y Judea. Sin embargo, tras emprender una expedición militar victoriosa contra Egipto, por causas aún poco claras (hay que tener en cuenta que los testimonios que se conservan son judíos y no se pueden contrastar con otros), decide saquear Jerusalén y su Templo. Sin embargo no se conforma con profanar el Templo, también prohíbe la Torah, la circuncisión y varias costumbres judías. Impone además a este pueblo diversas prácticas cultuales, como los sacrificios en honor al rey, una moda que empezó a instaurarse en esta época, incluso puede que el epíteto del rey, Epifanes o Theos Epifanes (el “Revelado” o “dios Revelado”, que a diferencia de otros adjetivos que eran puestos a los reyes tras su muerte, este era usado por el rey en vida) esté relacionado con este culto a su persona. Según los libros de los Macabeos, esto último es la gota que colma el vaso.

                                  Imagen

   Parece ser pues, según el primer libro de los Macabeos, que un sacerdote llamado Matatías empezó la rebelión al negarse a sacrificar por el rey. A su muerte, la rebelión fue continuada por su hijo Judas Macabeo y por el resto de su familia hasta conseguir la independencia de los griegos. Sin embargo, el acontecimiento central de los hechos es la purificación del Templo de Jerusalén en el año 165 a.C. por parte de Judas, que según los autores de estos libros había sido usado para adorar a otros dioses, como Zeus Olímpico. Esta purificación y celebración cuentan que duró ocho días.

   A pesar de lo sangrienta que puede resultar la historia, contrasta bastante con la celebración hoy en día de esta fiesta. Es la llamada “fiesta de las luces”, algo que puede recordar a un occidental a la navidad: luces por las calles, velas, celebraciones, pasteles típicos de la fiesta y buen ambiente en general. La fiesta dura ocho días, pero lo que más llama la atención, al menos a un servidor, es que ¡casi todos los días son laborables! esperemos que no tomen ejemplo de esto en España…

Imagen

   Uno de los actos más característicos es el encendido de velas cada noche. Se hace en una hanukkiá, que es como una menorah pero con nueve brazos, uno para cada vela del día y otro extra desde el que se enciende las demás velas. Durante el encendido hay que recitar una serie de himnos en hebreo para bendecir las velas y desde ese momento no se puede mover más la hanukkiá. Debido a que la intención es comunicar a los demás el milagro de la festividad, la hanukkiá se suele poner cerca de una ventana o de alguna manera que mire al exterior, por lo que resulta bastante agradable pasear por la ciudad y verla llena de luces.

 Así que, y aunque con un poco de retraso, ¡feliz Hanukkah a todos!

Imagen

Categorías: Posts | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.